domingo, 25 de marzo de 2012

Mi destete natural


Después de 23 meses de dulce lactancia, llegó el monento que nunca se sabe cuándo llegará, aunque hay mamis que lo tienen claro desde el principio, yo siempre he tenido claro que empecé la lactancia el 25 de abril de 2010 por la mañana y nunca supe cuándo terminaría.
Después de 3 meses de dura lactancia, decidí que, había costado mucho el proceso de lactancia y que eso era lo mejor que podía hacer por mi hija, teniendo en cuenta sus 1459gr al nacer, así que dejaría que el momento llegára de forma natural.

Allá por los 15 meses, Ari bajó considerablemente el ritmo de tomas, a los 18 ya sólo la cogía para dormir y por las mañanas, los findes en cambio si tomaba lo que no hacía entre semana.
A los 20 meses Ari apenas hacía una toma al día, incluso había días que ni siquiera tomaba, el fin se acercaba cada vez más, con 21 meses y medio me llamaron para empezar un nuevo tratamiento de donación de ovocitos, no dudé en decirles que sí, la lactancia no es compatible con la estimulación ovárica, no por los medicamentos si no por las hormonas que segrega nuestro cuerpo durante la lactancia, pueden hacer menos efectivo el tratamiento y yo quiero que le salga genial a esa pareja que busca su sueño.

Pensé que sería muy duro el quitarle el pecho de golpe, aunque sólo fuera la toma de las mañanas o simplemente la de consuelo, me amargué, lloré, me enfadé con mi marido y con el mundo.

Hasta que por arte de la naturaleza, Ariadna dejó un día el pecho, entonces empezamos a contar cuántos días pasaría sin ella, exactamente 2 y medio jajajaja. Y ese medio lo rompí yo, estábamos en Disney on Ice y antes de empezar, Ari se puso muy pesada, quería irse, bajar las escaleras, montarla gorda, vamos. Así que, saqué el pellejillo y ale enchufada quedó tranquila.

Hoy, llevamos 10 días sin tetita, en este tiempo la ha pedido de vez en cuando, me ha metido la mano para tocarlas o ha intentado cogerla cuando nos bañamos, pero siempre se le olvida y yo intento evadirle el tema con otra cosa más interesante.

Y aunque podríamos haber estado más tiempo, me siento orgullosa de haber tenido una casi LACTANCIA PROLONGADA, haber podido darnos ese pequeño gran placer durante 23 largos meses.
Me siento orgullosa de haber conseguido una lactancia que nadie esperaba fuera tan larga teniendo en cuenta una cesárea, un nacimiento prematuro, un gran prematuro sin reflejo de succión, un mes y medio de biberones y sondas, dos duras semanas que me plantearon el abandonar la lactancia a la primera de cambio, dos meses muy muy duros después de que Ariadna saliera del hospital, aun así, me lo propuse, fui fuerte, fui valiente, dejé a un lado los pensamientos negativos, abandoné el biberón, me di una luna de miel con Ariadna y con todo eso LO CONSEGUÍ Y ME SIENTO ORGULLOSA.

P.D: ya nos os podré poner más fotitos tomando tetita, así que, os he puesto la última.

4 comentarios:

Leti dijo...

Donas ovulos? Me parece interesante

IsayAriadna dijo...

Sí, Leti, desde hace casi 7 años, he donado 2 veces y una fallida, que cancelaron tto por poca estimulación de la receptora.

Ahora vamos a por la tercera, con más miedos pero ahí los llevo jejeje.

En unos días publicaré mi experiencia como donante.

{ Nina Designs } dijo...

Que suerte tienes! Una experiencia maravillosa. Daniela y yo llevamos 9 meses y de momento seguimos así hasta que ella quiera.
No tenía idea de que eras donante, me parece precioso.

Estrellas en la Tierra dijo...

¡¡qué maravilla!!con la Pitu nunca conseguimos que se enganchara al pecho, pero yo me extraía la leche y se la daban por sonda. Con el tete fue otra historia, mantuvimos la lactancia hasta que el descubrió otros alimentos y perdió poco a poco el interés, pero fue algo maravilloso mientras duró.
Y la donación de óvulos me parece el acto de generosidad más grande del mundo, teniendo en cuenta que el proceso de estimulación ovárica es poco agradable. ¡qué grande eres nena!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...