viernes, 30 de marzo de 2012

Siento Presencias...



La verdad que no sabía si publicar esto o no, pero quizás alguien esté pasando por lo mismo que yo así que, voy a liarme y empiezo a contar.

Hace ya años que sé que tengo un "don" no, no veo fantasmas, ni hablo con ellos, ni juego a cosas que no debo, ni nada de nada, pero sé que está ahí y a veces sale.
Cuando tenía unos 13 años, recuerdo que fuimos a visitar el Palacio Real, si todo precioso, gratis para los madrileños a propósito, pero cuando llegamos a la Sala Azul, creo que recordar que se llamaba, una sala fría muy estrecha y alargada,  cuadros por las paredes y a simple vista una sala normal y corriente pero no para mí.
Antes de entrar me dio como un espasmo, no me podía mover, me quedé helada y por más que intentaba pasar esa sala rápido, no podía, mis pies no reaccionaban a las órdenes, no quería entrar ahí, me sentía fuera de lugar y aunque la distancia que separaba las dos puertas era de apenas 4 metros, no podía, mi grupo se separó y me dejaron atrás hasta que mi madre se dió cuenta de que yo no estaba, volvió a por mí como una loca porque creyó haberme perdido, me tuvo que empujar como pudo hasta la otra puerta y esos segundos que duró la estancia en la Sala Azul para mí fueron eternos, los peores, me parecía tener a alguien pegado a mi espalda y que no me dejaba.

Por suerte todo esto pasó y no volví a tener una experiencia tan traumática hasta la muerte de mi abuela, no pude despedirme de ella y siempre me ha quedado esa espinita clavada, unos meses después de que pasára, estábamos mi madre y yo en el salón y de repente: UNA OLEADA DE AIRE FRIO NOS RECORRIO Y LEVANTO TODA LA CORTINA Y EL VISILLO, nos quedamos muy sorprendidas y algo asustadas para que negarlo, empezamos a buscar algo que nos diera explicación para ello y no encontramos nada, todo estaba cerrado y sin una sola rendijita por la que pudiera entrar ese "aire".

Al cabo de las semanas, recuerdo que mis padres me dejaron sola porque me tocaba estudiar y ellos se fueron a comprar, de repente escucho la tele encendida con las típicas interferencias, cagadita de miedo, llamé a mis padres en voz alta a ver si estaban y no me había dado cuenta, corrí como loca al salón y apagué la tv, no me había sentado aun cuando la tv estaba encendida de nuevo y ahí si que no pude más y me fui al patio a jugar con mis amigas.

Tengo una amiga, C, la casa de su madre siempre me ha dado respeto y eso que es nueva, pero en ella siempre me he sentido observada, su gata sabía que allí había algo, siempre bufaba y gruñía al aire en el mismo sitio, al final del pasillo y al lado de la puerta de la entrada.
Confieso que las veces que me he quedado a dormir allí, nunca me he levantado por la noche sola y si podíamos dormir juntas mejor que mejor.
Un día estábamos preparando los disfraces de carnaval y vimos como una sombra atravesaba el pasillo y la gata se ponía como loca a bufar con el rabo erizado. Nos acojonamos para que negarlo y nos fuimos para el salón donde estaba su madre.

Y así miles de sensaciones, hasta ver sombras en los albergues donde nos quedábamos con el insti, oir tirar de la cisterna y grifos, sabiendo que no había nadie más allí, porque todos estábamos reunidos en el salón de juegos... En casas de amigos sentirme muy incómoda por alguien que no está presente, sitios que me dan mucho repelús...

Lo último de lo último ha pasado en mi casa, como os he dicho no soy una médium, ni tengo ningúun poder pero siento cosas, sé que en casa no suelo estar sola, no es alguien que me haga sentir incómoda pero me da respeto la sensación de tener a alguien más conmigo.

En mi casa se han caído cosas que jamás se podrían caer de forma natural, me han cambiado cosas de sitio que estoy segura que no las he cogido yo, sin ir más lejos hace una semana y pico, andaba en mis taréas de costura cuando voy a coger las tijeras que estaba segura que las había traído y no están, me volví loca buscando algo que estaba en su caja de nuevo.

He oído cacharros moverse en el fregadero por las noches como si alguien los estuviera fregando y lo más fue hace una semana que estaba reunida con mi vecina, cosiendo, como no, y de repente mi vecina mira para la puerta de mi habitación y no reacciona, en ese momento sentí como mi cuerpo se paralizaba y supe que había alguien más.
Cuando se volvió hacia mí, siguió haciendo el dobladillo como si nada y al cabo de un rato le digo:

-L. dime una cosa, y quiero que seas sincera, has visto algo verdad??? Tú tb sientes que no estamos solas...

Mi vecina se quedó blanca, porque no pensó que me hubiera dado cuenta y menos que yo tuviera ese pequeño "don", me contestó que sí, que había visto alguien en mi puerta y ahí acabó la conversación porque si no, no duermo por las noches, me pasé dos noches enteras sin pegar ojo apenas y menos mal que Miguel estaba conmigo esas dos noches.

Aunque llevo años sabiendo que no estamos solos y que hay algo más allá, no me termino de acostumbrar a ello, será que les caigo bien o que simplemente saben que yo puedo sentirlos, aunque no lo hago siempre, he tenido casi un año sin movimientos en casa y justo hace un mes le hago una entrada a mi abuela en la que me acuerdo de mi bueli materna y empiezan a suceder cosas, no creo que sea mi abuela pero sí han aprovechado esa brecha para entrar.

Y no, no todo ocurre por la noche, la mayor parte de las cosas que me pasan, han sido de día, por lo  que no son terrores nocturnos, ni alucinaciones, ni paranoias varias, que ójala fuera eso una paranoia, porque sé que con terapia se curaría.

Y a vosotras os ha pasado algo así, sentís cosas...


7 comentarios:

Carmen dijo...

Para mi hay tres tipos de personas, las que oyen el ruidito y piensan que es el aire y como no lo comprueban se quedan para el resto de su vida con esa conviccion, los que oyen el ruido real del aire y piensan que es cualquier cosa extraña y se quedan con la convicción, los que oyen y relamente se dan cuenta de que realmente por lógica no es el aire. A mi me han pasado cosas raras.. muy raras, de día, de noche, a cualquier hora del día, supongo que es porque les damos importancia si no se la dieramos y nos convencieramos a nosotras mismas que realmente es una corriente, el aire, los vecinos o las miles excusas que pone la gente pues igual nos iría mejor. Y que sepas que comparto tu miedo hasta tal punto que me veo incapaz de dormir sin Diego, me da un cague pero terrible, y sinceramente admiro que seas capaz de dedicarle un post a este tema, porque la mayoría de la gente va a pensar que estas majara jaja Un besoote

IsayAriadna dijo...

Jajajaja Carmen, un poco majara si que ando jajajaja. Y muy cierto es lo de tres tipos de personas.

Jeza Bel dijo...

Yo no creo en esas cosas y sí me han pasado cosas raras, pero nunca las atribuyo al más allá....el poder de la mente es enorme....y nos juega malas pasadas!

En momentos de estrés o cansancio yo he vivido situaciones "paranormales" pero, ya te digo...que analizando las cosas, me dí cuenta que todo era fruto de mi imaginación :-D

Besotes

Frikimami dijo...

Yo ni creo ni dejo de creer. Y es más, me gustaría creer que hay algo más, por que la otra opción es dura. Que somos un conjunto de celulas muy bien puestas, pero que cuando la cascamos, se acabó. Me gustaría pensar que hay algo más, pero como nunca he vivido nada asi, ni he sido bendecida con el don de la fe, pues ahi estoy, que ni si ni no.
Afortunadamente soy una insensible extrasensorialmente hablando, y a Dios gracias, porque sinó, me pegaría un tabardillo seguro. Ahora, eso si, es leer esto, y ponerseme los pelos como escarpias.

Anónimo dijo...

Pues sí, Isa, sí. A mí me pasan más cosas, que si quieres un día te cuento, entre nosotras. Un abrazo, Ninde.

Anónimo dijo...

A mí también me pasa..viene por el lado de mi familia materna, a mí a todas mis hermanas y a mi madre nos sucede. La sensación que percibo es como si me estuvieran mirando fijamente. Si les pides que se vayan suelen irse. También oigo un bebé llorar en una zona de mi casa, al principio pensé que serían mis hijos (los únicos niños del vecindario) pero mis hijos ya no son bebés y se sigue oyendo el mismo llanto a la misma hora..un horror. Por supuesto pasos, remover armarios, abrir y cerrar puertas. Para mí lo más agobiante me pasa cuando al acostarme y cerrar los ojos empiezo a oir voces y miles de conversaciones cruzadas

Anónimo dijo...

Yo tengo una historia bien parecida, al punto que cuando pequeña le rezaba a Dios casi sin respirar de miedo, me llegaba a ahogar del susto,lo extraño es que mientras más rezaba peor se volvía todo, me dedique a comprobarlo, a estudiar el tema y a tener testigos, te digo que no se lo deseo. Nadie, sentir eso que hay alguien junto a ti es horrible, lo unico bueno es que nadie de mi familia me puede asustar porque los siento inmediatamente si están cerca mío, ósea es la misma sensación que me hacen sentir estas precencias, sólo que al darme vuelta esta mi hija , mi marido,etc , así que llegue a una conclusión, si crees que esta algo ahí, es cierto, pero no lo comentes mucho ni hagas que sea importante en tu vida porque es como si prendieras un faro que los atrae.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...