viernes, 4 de febrero de 2011

Una lenta recuperación


Llevo días sin entrar a mi forete de Supermamis, la verdad que me está haciendo bastante bien, me estoy desintoxicando de embarazos, por llamarlo de alguna forma.

El caso es que, ya me voy sientiendo mejor, he decidido rodearme de mamás que están en la misma situación que yo, eso me está ayudando muchísimo pues veo que mis sentimientos no se han vuelto locos de repente, no señor, es completamente normal, un proceso más de este nuevo mundo de la paternidad prematura, es muy difícil, no se cura la herida facilmente, no es fácil pasar página así como así, las personas de mi alrededor me dicen eso de: TIENES QUE PENSAR QUE TODO HA SALIDO BIEN Y DISFRUTAR DE TU HIJA, no si yo disfruto a tope de mi hija, lo he hecho desde el día 27 de abril que pude conocer a mi hija, por no decir que lo he hecho desde el mismo momento en que empecé a notar sus pataditas allá por la semana 15, el caso es que he aprovechado cada minuto, cada segundo de cada día desde que la conocí, no me quejo de ello, me quejo de que mi embarazo no fue normal, me quejo de que de un día para otro todo fue mal, me quejo de que no pude conocer a mi hija como yo imaginaba siempre, me quejo de esa cruel separación que tenemos los padres de los hijos prematuros, me quejo de que quiero verme gorda, quiero salir del hospital con mi hija, me quejo de todo lo que debería haber podido hacer y no pude, me quejo de que me castigaron a mí y no castigan a las personas que por ej. fuman, beben, se drogan, toman cosas que no deben en sus embarazos, que no quieren a sus bebés y llegan a su término y yo no.

Si es verdad que, todo salió a pedir de boca, pues mi hija siendo tan prematura, no necesito ni oxígeno, ni necesita rehabilitación, ni atención primaria, no necesita estimulación, no tenemos miles de médicos a los que acudir, ese es MI PREMIO POR HABER PASADO POR TODO ESO, al menos me han dado un premio por ser una  SUPER MAMA, ya era hora de tenerlo, también tengo el premio más importante, MI HIJA.

Ahora puedo decir que, esta experiencia me ha cambiado, no sólo como persona, si no en mi forma de ver las cosas que importan, ahora ya no es importante tener un armario lleno de ropa, ni unas vacaciones porque lo más importante para mí es que mi hija esté perfecta, ahora sé lo importante que son 5gramos en la vida de un bebé prematuro, ahora sé lo importante y vital que es el método canguro, ahora sé lo que es dar el pecho, ahora sé la importancia de la leche materna, ahora y sólo ahora sé LO IMPORTANTE QUE ES SER MAMA DE ARIADNA.

También me ha ayudado bastante que, esta semana he estado con Charo, la mamá de Nicolás y Christian, dos criaturitas hermosas y chikitinas, aunque aun sólo tiene el alta Nicolás, Christian estará en breve en la calle, lo sé.
El caso es que Charo sin saberlo, me ha dado el empujón que necesitaba, nada más llegar a su casa, me puso en brazos a Nicolás y ese pequeño hombrecito despertó en mi esa sensación de plenitud que sentí cuando cogí a mi hija por primera vez y me hizo recordar las cosas buenas que viví al conocer a mi hija 8 semanas y 3 días antes de tiempo, me hizo sentir que no es malo ser mamá prematura, es diferente y muy duro pero a la vez mucho más reconfortante que ser mamá a término, porque ser mamá prematura, te ayuda a ver la vida de otra manera y te enseña valores que jamás creiste que existirían, te enseña a ver que todo ese dolor ha merecido la pena.

Gracias por vuestro apoyo y GRACIAS CHARO POR DARME ESE EMPUJÓN SIN DARTE CUENTA.

1 comentario:

Frikimami dijo...

Venga mujer, mucho animo y a disfrutar de lo que tienes ahora, lo demás irá curando con el tiempo. Todo tarda y lleva su tiemp, pero ya verás como cura. Besos!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...