miércoles, 4 de mayo de 2011

Mi amiga la Cesárea

Y no , no es la vecina del tercero, eh.

Hasta que el otro día mis mellizos prematuros no habló de ello, nunca me había decidido a hablar sobre esa gran enemiga de las preñis. es como "la de rojo" cuando te quieres quedar embarazada, jajaja INDESEABLE.

En cuanto me quedé embarazda, incluso desde antes, tuve muy claro que quería un parto lo más natural y menos medicalizado posible, me idealicé un parto que nunca tuve y por suerte o por desgracia tuve un parto con las mayores intervenciones que puede tener una embarazada y que finalmente desembocó en una cesárea, eso sí NECESARIA, de urgencia.

En ese momento no pensé que mi querido parto se esfumaba, en eso caí meses después, pero a lo que voy, que me enrrollo.

Fue una cesárea, muy humanizada, estuvieron conmigo los médicos que me habían llevado desde el ingreso, estuvimos de cháchara durante toda la intervención, nos reímos, bromeamos, hicieron chistes, me tranquilizaron, me dieron todo lo que hubiera querido si fuera un parto vaginal, allí sólo faltaba mi marido, no me enteré de cuando me pusieron la epidural, fue un momento de incertidumbre, el anestesista tenía unas manitas, ¡¡Benditas manos!! y GUAPO, era un bomboncito, con todo el respeto al añor que tengo a mi marido, ehhh, que una no es ciega, jajaja.

Me fueron comentando en todo momento qué hacían y qué podía sentir, para que no me extrañara, con lo único que no contaron fue con que mi niña ese día estaba oblícua y tuvieron que hacerme una rajita un poco más grande, 23 grapas en total, la sonrisa del Jocker como digo yo.
No sentí ese plof, tan desagradable que me indicaron sentiría, no sentí cuando me graparon, ni los puntos que me pusieron por dentro, sólo tenía ojos para mi pequeña cosita, que ahora es una mosca puñetera, jajaja es broma.

El despertar:

Pasaban las horas y no necesité el dichoso nolotil, me pusieron unicamente un gotero de calmante y listo, nada más, no es pa tanto el malestar en las horas siguientes.

Los días siguientes:

Es molesta para reirte, estornudar (no apta para alérgicas en época primaveral ;)), lo que más fastidiaba era atragantarte con la dichosa comida, madre mía, si parecía me rompería en dos, lo mejor para eso, acurrucarte con una almohada en horizontal a tu barriga, apretarla y alé a disfrutar del estornudo, risa o atragantamiento. Trucos de las mamis que me encontré durante la estancia en hotel de 5* con TI juas juas.

Al andar los primeros días vas como doblada, con la típica postura de abuelillo con bastón, porque tienes miedo a estirarte y que se salten los puntos. Luego vas recuperando la postura.

A los 7 ó 10 días te quitan las grapitas, mejor a los 7 que a los 10, ¿y por qué? porque cuanto más tiempo pasa, más se tensa la piel por la cicatrización y termina siendo bastante molesto.
Cuando te las quitan, al tener la zona como dormida, acolchada, con cosquillitas, etc... ni te enteras.

Los meses siguientes:

Irás recuperando la normalidad, pero siempre poco a poco, no de golpe, porque no todas las personas tenemos la misma cicatrización interna, durante el primer año sigue el acolchamiento de la zona, aunque va retirándose lentamente pero yo, por ejemplo un año después, sigo teniendo la zona algo sensible.

Algunas, como las uqe hemos tenido a los peques ingresados nada más nacer, nos ha tocado reponernos enseguida y ponerse las pilas YA, lo que fastidia son los baches de la carretera, cosa más incómoda no he visto, se te mueve todo por dentro.

Consejillos de cesareada a cesareada:

- Ponte bragas altas, que no aprieten mucho, a poder ser de algodón 100%
- Compresas, para mi gusto las Maternity.
- Seguirás manchando igual o más que un parto normal, a mí me duró unos 15-20 días.
- La regla me volvió nada más pasar la cuarentena, me olvidé poco de ella.
- La lactancia se puede iniciar de la misma forma que un parto normal.
- Al principio te molestará al tocarte  y rozarte esa zona.
- Aunque digan lo contrario, LA FAJA NO ES BUENA, te deja los músculos flojos aunque reduzca la panza más rápido.
- La herida pasado el tiempo casi ni se nota.

Se me olvidó decir que, la sensación de no poderte mover con normalidad, me recordó al primer día después de hacerme el piercing en el ombligo, XDDD

6 comentarios:

Jeza Bel dijo...

Has cambiado el look del blog no??...muy chulo!!!!........muy buena entrada, la verdad!!...porque nadie se atreve a contarte lo que realmente es, yo afortunadamente fue parto natural, provocado pero natural, y es bueno saberlo porque nunca se sabeeee!!!
Un saludoooo

Inma dijo...

Yo no tuve cesárea, pero lo has contado estupendamente, muy buena información!

charo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo!!!
Un beso!

MIA dijo...

Jeza si hija, hemos cambiado de estampa durante esta semana, por ser la feria y porque la voy a pisar, como siempre, MUY POCO, jajajaja

Inma así ayudamos a las mamás, me pareció una entrada buenísima de Charo, así que, por qué no plasmarlo aquí.

Charo ahí estamos para ayudar.

Nancy dijo...

bufff que recuerdos.... Yo tuve la mala suerte de no tener epidural... yo solo recuerdo a la anestesista, con unos enormes ojos azules, decirme respira profundamente que es oxigeno para el peque, y al gine diciendo te voy a echar un líquido frio no te asustes.... lo siguiente fue un "despierta, despierta"
Es dura la recuperación, porque la gente no entiende que es mas lenta que de un parto natural y cuando 2 dias mas tarde aun no eres capaz de levantarte de la cama o es un triunfo caminar hasta la puerta de la habitación se te quedan mirando con cara de "menuda cuentista que está hecha esta.... si no es para tanto" ....
Como me dijo a mi una enfermera, cuidate que en este momento lo primero eres tu y tienes que recuperarte, no olvides que lo que te han hecho es abrirte la barriga de atrás alante y es una cirugia mayor.
Hace 7 meses que me la hicieron a mi, y todavia no ha pasado un día que pudiese decir "hoy no la siento" pero bueno será cuestion de acostumbrarse!

Yolanda eternamente Yolanda dijo...

Pues yo de este tema se bastante, puesto que hace ahora un año de mi tercer cesarea, estoy de acuerdo en casi todo lo que has contado, excepto en 2 cosas.
1º el dolor de despues varia en cada persona y en mi caso tambien fue distinto en cada ocasion, sobre todo en la ultima donde el ginecologo fue distinto de las 2 primeras y ahi supe lo importante que es que el cirujano se pare a coserte muy bien y capa muscular 1 a 1.
2º la faja yo estaba tambien en contra de ella y no la habia utilizado en mis 2 cesareas anteriores, pero en esta ultima despues de mucho insistirme el medico la use y no veais la diferencia, muchisimo menos dolor y mucha mejor posicion con lo cual tambien se reduce el dolor de espalda.
Por lo demas en todas y cada una de la veces siempre he sentido un vacio interior y sigo sintiendo nostalgia por lo que nunca vivire un PARTO.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...