domingo, 22 de mayo de 2011

Ya casi teníamos el alta

Recuerdo esos últimos días de ingreso, por fin después de retrasar una semana el alta a causa de una repentina crisis de apnea, el viernes 21 de mayo nos decían de nuevo, SI EL LUNES ESTÁ TODO IGUAL OS VAIS A CASA, esta vez le hice jurar y perjurar al médico que de verdad sería así, la última vez me había dado un bajonazo cuando me dijeron que no nos íbamos a casa, así que quería estar al 100% segura.

Salimos de esa última visita neonatal con muchas fuerzas renovadas, mucha energía, muchas ganas de terminar los cuatro preparativos que quedaban pendientes, aprovechamos para limpiar a fondo el coche, la casa, comprar pañales especiales (los que teníamos era la talla 3-5 de dodot) y eso no le servía, descubrimos por casualidad la talla de prematuro en 3x2 en carrefour y compramos 3 ofertas por si acaso y no nos quedamos cortos, nos dio tiempo a que Ariadna llegára a los 3 kilos, hicimos los preparativos de su cunita, cambiamos las ruedas del coche, preparamos el viaje a Madrid y dejamos absolutamente todo preparado para venir a casa con Ariadna a principios de la semana siguiente.

Entonces nos dieron un consejo, el lunes llama a las 11 a ver qué hemos decidido, pero estoy al 90% seguro de que te la llevas a casa, se me saltaron dos lagrimones, miraba al doctor Jiménez, miraba la incubadora de mi ratita, miraba a mi marido, volvía a recorrerlo todo con la vista intentando recordar y asimilar todo lo que estaba ocurriendo y ver que todo era real.

Pasaba el fin de semana, cada día rezaba, y mira que no soy católica, por que Ariadna hubiera pasado buen día, no hubiera complicaciones y que todo siguiera perfecto y que no nos dieran una mala noticia el lunes, nada más llegar preguntaba por su estado, si no había hecho ninguna "tontería" después de comer, luego corriendo preguntaba por el peso, Ariadna estaba perfecta ya pesaba casi los 2 kilos, era una rolliza comparado con el peso de su nacimiento.

Entre todo este tiempo hubo rifirafes con algunas, dos en concreto, enfermeras, que no fueron lo que se dice educadas o con mano izquierda, no politicamente correctas, como le queráis llamar. Una de ellas me saco tanto de mis casillas que le contesté, la puse firme, a mi nadie me dice que: MI HIJA ESTÁ MALITA Y QUE NO PUEDO HACER EL CANGURO CON ELLA MÁS DE UNA HORA, cómo, si cuando estaba en intermedios lo hacía durante horas por dios, me vas a decir que 5 días antes de irnos a casa mi hija está mala, qué locura y encima quejarse de que si la incubadora permanece abierta mucho tiempo mientras le saco el aire, entran gérmenes y baja la temperatura cuando a mí las enfermeras me enseñaron de esa forma, encima para más inri la muy sinvergüenza de la enfermera me deja un pañal lleno de caca dentro, ahí si que exploté y le dije de todo, con educación pero de todo, eso sí terminé llorando de la impotencia, dejé muy claro a las demás enfermeras que no quería que esa mujer estuviera con mi hija y por suerte así fue.
Siempre recordaré a esa petarda: ROSA DIAZ, vaya capu... de mi.... que no valora su trabajo.

Por otro lado me llevo grandes recuerdos, grandes profesionales, grandes personas pero sobretodo, GRACIAS A ELL@S ME LLEVO A MI HIJA.

3 comentarios:

Inma dijo...

Jo, qué recuerdos y qué momentos más duros tuvisteis que pasar... pero ahora al ver a tu peque...¿a que merece la pena?

carmen dijo...

hola mia! soy carmen vengo del blog de mercedes. Tu y yo coincidimos en las clases preparto, yo tambien tuve una bebe prematura, yo por desprendimiento de placenta. Mi bebe tambien luchó, muuuucho ya q venia con problemillas (quistes cerebrales), pero a los 8 meses la ingrese por una bronquiolitis y alli cogio una sobreinfeccion hospitalaria y.. mi niña se fue. Me alegroo q a tu hayas tenido mejor suerte. Me gusta tu blog, aunque no puedeo leerlo mucho ya q me da envidia, sana pero envidia. 1 Beso para ti y tu niña Y FELICIDADES

MIA dijo...

Si Inma muchos recuerdos que nunca se olvidaran y mas en ese primer año de vida, el año que viene lo veremos de forma diferente jejeje. Merece muchisimo la pena haber pasado por todo eso, pasaria mil veces mas por ello te lo aseguro.

Carmen, claro que me acuerdo de ti y de tu princesa. Cuanto lo siento mi niña, no puedo ni imaginar por un segundo lo duro que debe estar siendo, como te he dicho en el blog de Mercedes, es una herida que cicatriza pero siempre nos quedara esa marca para hacernos recordar que algo en algun momento no salio como debia. Tu princesa estara contigo siempre, sabe que los 8 meses que paso contigo fueron los mejores de su vida.
Aqui me tienes para lo que quieras vale.

Gracias por hacer de tripas corazon y pasarte por aqui, no te preocupes te entiendo, yo tampoco quiero saber mucho de preñis, jejeje.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...